Países de la región colaboran para demostrar que es posible la interoperabilidad y el intercambio datos de forma confiable

 

 

El proyecto salud digital LACPass busca aportar a la transformación digital de la salud, haciendo factible que los países de la región cuenten con información en línea para el intercambio de datos, permitiendo generar una estrategia integral para habilitar la respuesta de los países latinoamericanos frente a pandemias como el COVID-19 u otras situaciones similares, vigilancia en salud pública y telemedicina.

 

LACPass es una iniciativa multipaís desarrollada por RACSEL (Red Americana de Cooperación sobre Salud Electrónica) y el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), que tiene como objetivo crear puentes hacia el cuidado de la salud de todas las personas de la región de Latinoamérica y el Caribe. La colaboración entre los países participantes demuestra que la interoperabilidad en salud digital es posible, de manera segura y eficaz.

 

RACSEL es una red de colaboración para avanzar en la transformación digital regional que sigue los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud para la documentación digital de COVID-19 (DDCC) y de los planes estratégicos de la OPS en las Américas, específicamente la hoja de ruta aprobada por los países de la región en septiembre de 2021.

 

Argentina, Chile, Colombia, El Salvador, Paraguay, Surinam, Ecuador, Perú y Uruguay son los países participantes que hoy colaboran estrechamente para demostrar que es posible la transformación digital en salud en la región mediante el trabajo conjunto.

Para ello, la primera etapa del proyecto LACPass actualmente en desarrollo tiene por misión impulsar el intercambio de datos médicos para las personas que viajan a través de la emisión de certificados digitales de COVID-19 según estándares internacionales.

 

Habilitando y coordinando las herramientas tecnológicas y actores regionales, la iniciativa demuestra que es posible la validación de los datos de COVID-19 (como el estado de vacunación o resultados de laboratorio) entre los países de la región de acuerdo con los estándares internacionales, permitiendo que Latinoamérica y el Caribe realicen un intercambio seguro de datos que empodera a los pacientes.

 

Lo anterior no sólo permite enfrentar los efectos del COVID-19, sino que además promueve la transformación digital en salud y sus múltiples aplicaciones. Así, la segunda etapa del proyecto –a ejecutarse durante el año 2022– persigue viabilizar la interoperabilidad e intercambio de datos para la vigilancia en salud pública; mientras que la tercera etapa –proyectada para 2023– persigue crear lineamientos para hacer realidad la telesalud transfronteriza y el uso del resumen del paciente internacional (IPS). En todas las dimensiones, el intercambio de datos entre países de forma segura constituye un factor primordial.

 

El presidente del Comité Académico de CENS, Steffen Härtel, asegura que “se trata de un proyecto que queremos empujar a nivel Latinoamérica, con el objetivo de despertar la conciencia sobre esta temática y así comenzar a evolucionar hacia una mayor madurez en cuanto a generación de soluciones en este contexto. La interoperabilidad no es sólo un problema de Chile, sino que de toda Latinoamérica. También es un tema muy importante para Estados Unidos y otros países del mundo. Probablemente la región que más ha avanzado en este aspecto es la Unión Europea, que tiene que hacer conversar a 27 países, lo que se traduce en la alineación de 27 sistemas de salud distintos. No es trivial lograr esta conversación, pero se puede”.

 

Según el experto internacional de estándares de informática de la salud y miembro fundador de RACSEL, Fernando Portila, “en el proyecto LACPass tenemos un enfoque muy claro, que es la interoperabilidad, y desde RACSEL siempre hemos buscado intercambiar información entre los países. Al principio a través de documentos, y ahora por intermedio del certificado digital COVID-19, que vamos a comenzar a hacer ahora”.

 

Con respecto a los próximos pasos del proyecto, Carlos Núñez, Subdirector de Tecnología y Proyectos de CENS, manifiesta el objetivo es “lograr sí o sí que al menos tres países logren ejecutar una prueba de concepto, que se debería hacer en mayo de 2022 con la realización de un evento que ser llamará Conectatón. En ese momento, demostraremos que la interoperabilidad funciona y podría ser una realidad en la región”.

 

LACPass tiene los siguientes socios estratégicos: OPS (Organización Panamericana de la Salud), HL7 (Health Level 7) y LACChain (Alianza global para el desarrollo del blockchain en América Latina y el Caribe), además de contar con el apoyo de IHE (Integrating the Healthcare Enterprise) y CENS (Centro Nacional de Sistemas de Información en Salud) en su rol de organizador.

 

El proyecto se encuentra actualmente en la primera etapa de desarrollo y se esperan los primeros resultados para el mes de mayo del año en curso.